Making off CAMPOS DE COLORES – Las Canciones

Después de la primera parte de la gira de “La Teoría del Caos”, en verano de 2016, aunque no hacía ni un año que habíamos sacado nuestro primer disco, nos entraron muchas ganas de componer. Así que empezamos a hacer ensayos en los que traíamos algunas ideas sueltas que no llegaban a ser canciones -una estrofa, un estribillo. Veníamos de hacer muchos conciertos durante el invierno así que estábamos en un buen momento, muy rodados. Además, cuando vienen esas temporadas en las que no paras de componer y todo lo que se te ocurre te parece maravilloso hay que sacar todo el tiempo posible para aprovechar el tirón, que luego vienen las épocas en las que te preguntas qué cojones haces tú en la música o si te va a volver a salir una canción en lo que te queda de vida.

De esos ensayos salieron algunas canciones aún por perfilar como ¡Oh No! y Aquí ya no. Pero lo que sí quedó claro era que después de terminar la segunda tanda de bolos en Octubre íbamos a grabar el segundo disco. Así que después de cerrar la etapa del primer disco nos pusimos a componer las canciones de “Campos de Colores”. Toda la música que habíamos estado escuchando durante los últimos meses, la experiencia de la gira y, en parte también, la marcha de David del grupo influyeron mucho en el estilo y en cómo pensábamos construir los temas. Al principio fue un palo lo de David, pero poco a poco la idea de tocar sólo una guitarra  una batería, un bajo y teclados no fue gustando. Al fin y al cabo muchos de los grupos que nos encantan sólo tienen una guitarra: The Who, The Jam, The Police, Led Zeppelin…

Con estas nuevas canciones, que ya iban marcando que este disco iba a tener un salto de estilo muy grande respecto al primero, y con la nueva formación empezamos a currar con Ángel Vela en la producción, a veces en el local todos juntos y otras veces en cualquier habitación con una guitarra o un piano, partiendo desde lo más básico para ver si funcionaban las canciones. Algo que repite mucho Ángel es que si puedes defender el tema sólo con un instrumento y la voz, es decir que se entienda por dónde va la canción y consiga transmitirte, quiere decir que el tema funciona. Si dependes de meterle tres kilos de sintes, pedales de guitarra, cambios de partes sin sentido o ritmos de batería súper complejos para que se sostenga la canción, significa que el tema no funciona. A mi me parece un buen consejo y aunque suene muy obvio, muy poca gente lo tiene en cuenta cuando compone. 

Siempre que hablamos de “el productor del disco” suena como algo súper sofisticado y sagrado, a mi me da un poco de risa cuando nos toca decirlo. Pero en realidad es simplemente alguien con una visión externa, con mucho conocimiento musical y que entiende qué es lo que quieres hacer con la canción. En el caso de Ángel, a parte de ser el productor y guitarrista en todo el disco (y ahora en la banda) es una persona con la que compartimos influencias musicales y al que le encanta involucrarse de lleno. Y además es nuestro colega, lo cual es muy importante en un proceso tan largo como un disco: mantener siempre el buen rollo. Muchas veces la producción no es más que decir “¿qué tal si la tocamos un poquito más rápida” o a veces es incluso dejar la canción como está. Otras veces te da soluciones a problemas que surgen tanto en la composición como en el disco del tipo “¿Y ahora cómo salimos de esta parte” o “Con esos 3 riffs que hay en la misma canción, hacemos 3 nuevas”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.